Cata sensorial

Catar es apreciar, analizar mediante los órganos de los sentidos las cualidades de un producto. Es probarlo con atención, someterlo a los sentidos, especialmente al del olfato y el gusto, y tratar de conocerlo buscando sus posibles defectos o recreándonos en sus virtudes. En la cata es fundamental memorizar estas impresiones y expresar lo que se siente. Catar es analizar, describir, definir, juzgar, estudiar, clasificar… las características sensoriales de un producto.
¿Te gustaría aprender a catar un aceite de oliva virgen extra? Sigue los pasos que te indicamos a continuación

Utilizaremos un recipiente de vidrio de color oscuro o un catavinos, introducimos una cantidad pequeña de aceite
Calentar la copa con nuestra palma de la mano a unos 28º, para poder percibir todos sus aromas.
La fase olfativa, la llevamos a cabo con inspiraciones leves y profundas. Un buen aceite nos debe recordar a la fruta en su estado óptimo, olores a manzana, hierba, tomate, etc. En cambio si nos encontramos olores defectuosos como avinado, rancio, etc. nos indicará que el aceite está deteriorado y por lo tanto no será Virgen Extra, podrá ser Virgen o Lampante.
Utilizaremos un recipiente de vidrio de color oscuro o un catavinos, introducimos una cantidad pequeña de aceite
Para la fase gustativa, probaremos un sorbito pequeño de aceite y lo pasaremos por la cavidad bucal
determinaremos entonces el dulce a la entrada de la boca
el amargo al nal de la cavidad bucal
por último, el picante, que lo detectaremos al nal de la garganta.
Estos tres atributos son positivos en el aceite, que un aceite amargue o pique es bueno, y se debe fundamentalmente a la variedad y la maduración de la fruta.
La fase final es la retronasal, en la que a través del retrogusto percibiremos otros atributos positivos (que nos recuerden a la fruta en buen estado) o negativos (fruta deteriorada), que no hemos percibido a través de la fase olfativa. El análisis sensorial del aceite de oliva o la cata
Busca el sello de calidad en tus botellas de aceite de oliva virgen extra, el único que garantiza al consumidor final el máximo nivel de calidad

La calidad de un aceite de oliva virgen y sus características, se determina al realizar una cata o análisis sensorial del mismo. A través de nuestros sentidos (olfato, gusto y tacto), definiremos los distintos sabores y olores del aceite de oliva virgen.

Atributos POSITIVOS

Atributos NEGATIVOS